Transformarse para sobrevivir, por Rodrigo Zurro

Transformando negocios de manera colaborativa

En el Perú son muchos los modelos los que han tenido que cambiar de estrategia. Los casos más conocidos fueron los de San Antonio, que pasó de ser un restaurante a una tienda minorista; Casa Andina, que alquilará sus habitaciones para vivienda; o Tambo+ y Ripley quienes acordaron un modelo colaborativo para la entrega de los productos en los locales de la cadena (Logística de última milla) y vendiendo productos minoristas en su marketplace.

Pero otros negocios industriales de consumo masivo también han alterado sus canales de distribución, como Backus, Alicorp y Nestlé, entre otros, que buscan llegar ahora al cliente final (D2C). Estos ajustes parecen consecuencias lógicas de la realidad que vivimos, pero no son una gestión sencilla. Más allá de establecer un canal de e-commerce, sin una adecuación de los procesos operativos, es imposible cumplir con la promesa de entrega en 24/48 horas.

Como un excelente ejemplo de solución de rápido desarrollo e implementación podemos mencionar a Software Lexica quienes han desarrollado una tecnología innovadora que crea software a partir de lenguaje natural, en forma automática, sin intervención humana y en tiempo real, permitiendo soportar la continuidad de los negocios conectando colaboradores y clientes, lo cual hoy es vital para las empresas.

Es necesario trabajar pequeñas adaptaciones en los procesos comerciales existentes para que las cosas funcionen. En algunas partes del mundo, por ejemplo, los restaurantes han añadido cabinas transparentes, con mesas para dos personas, con el objetivo de minimizar el contacto humano.

Los negocios exitosos serán aquellos que busquen un equilibrio entre el beneficio para la empresa y la protección y la seguridad personal de los empleados, socios y clientes. Los modelos que se recuperarán con mayor velocidad serán aquellos que exploren nuevas oportunidades en ecosistemas empresariales más sostenibles y colaborativos.

Madurez Digital y Modelos Colaborativos

Sin ninguna duda el COVID-19 es simultáneamente una crisis de salud y un shock económico sin precedentes. La pandemia ha acelerado el ritmo de la transformación digital, algunos ya venían preparados para el cambio, otros lo han tenido que hacer aceleradamente para adaptarse al nuevo escenario que pone de manifiesto la necesidad de las compañías de TRANSFORMARSE para sobrevivir, motivando a las distintas industrias y sectores a ser más flexibles para seguir operando.

Todas las organizaciones deberán evolucionar y adoptar componentes digitales que les permitan seguir el ritmo de la competencia y satisfacer las demandas de los clientes que hoy tienen nuevas exigencias/preferencias. El teletrabajo, la transformación digital, la necesidad de desarrollar la omnicanalidad, la automatización, la revisión de procesos de entrega (de última milla), la inteligencia artificial y la experiencia del cliente, son temas de vital importancia para transformar las cadenas de valor y los sectores de atención, tanto en la puesta en marcha de estos nuevos procesos, como en la adaptación al cambio de los empleados y clientes.

Si bien, aún existe una alta incertidumbre, en mayor o menor medida (dependiendo de los países) las empresas comienzan a transitar en modo de “ESTABILIDAD” con el objetivo de poner a la orden del día la operatividad, asegurar la estabilidad del negocio en la nueva normalidad y reasignar recursos e inversiones a áreas críticas.

Para ello es vital contar con un proceso de “Actualización Estratégica®” que considere entre los temas centrales para repensar el futuro, los 4 pilares fundamentales: La estrategia, le re inversión Comercial, los colaboradores y la cultura, la innovación y la transformación digital.

Algunos Drivers de los 4 pilares fundamentales:

Más allá de la ayuda que han implementado los distintos gobiernos de la región para las empresas, muchas se han visto obligadas a cerrar, debido a que los negocios no prosperan en base a préstamos sino a ingresos por ventas. En Estados Unidos, con los clientes encerrados en sus casas por seguridad, miles de compañías de aviación, retail, energía y otros rubros se acogieron al famoso pero triste Capítulo 11 de la ley que regula en Estados Unidos las quiebras. Según American Bankruptcy Institute, más de 215.000 empresas se sumaron hasta abril a esta medida.

Es necesario transitar un proceso de “Actualización Estratégica” volviendo a tratar temas centrales para repensar el futuro del negocio considerando 4 pilares fundamentales: La estrategia, le re inversión Comercial, los colaboradores y la cultura y la innovación y la transformación digital.

Sin embargo, existen modelos de negocios que, sin imaginarlo, estaban preparados para el apagón. Es el caso de Peloton Interactive, una startup con sede en Nueva York que gozaba de éxito incluso antes de que la pandemia se expandiera por el planeta. Su negocio: vender equipo inteligente para hacer ejercicio. Los clientes conectan sus caminadoras o bicicletas estacionarias a las plataformas de streaming de la startup para seguir clases grupales a distancia. ¿Cómo funciona? Los clientes pagan una suscripción con o sin necesidad de comprar un aparato, tal como si se suscribieran a Spotify.

La nueva normalidad, con clientes que deberán mantener el distanciamiento social y el uso de mascarilla, durará hasta que haya una vacuna o un tratamiento efectivo, lo que implica uno o dos años de búsqueda, desarrollo y distribución. En ese lapso, los negocios que garanticen distanciamiento social y bajo riesgo de contagio para ganarse la confianza del consumidor (comprender y diseñar el nuevo journey de cliente), serán los que más rápido saldrán a flote. En cambio, aquellos que no garanticen las medidas de esta “nueva normalidad”, no tardarán en desaparecer.

Por Rodrigo Zurro.


  Seguinos en Linkedin y enterate las últimas novedades