Nuevos tiempos, nuevos hábitos: Informe junto a Genetikomm España

En un mundo post pandemia la coherencia será la clave para la reconstrucción

Un estudio entre 330 profesionales da con las claves hacia el éxito en la estrategia empresarial

● La pandemia pone de relieve la falta de coherencia y flexibilidad de las empresas, que han demostrado que les cuesta adaptarse a nuevos escenarios.
● El talento de las compañías ha demostrado agilidad y rapidez a la hora de encontrar soluciones creativas.
● La resiliencia de los trabajadores da una lección a las compañías, que se preparan para un cambio de cultura que garantice su futuro.

Grandes empresas y pymes han comprendido durante la pandemia que tienen que cambiar su cultura de trabajo, procesos y comunicación interna, según concluye la encuesta Nuevos tiempos, nuevos hábitos, realizada por la consultora Genetikomm en colaboración con PGC LatAm. La muestra, que contempla todos los sectores económicos, incluyó a 330 directivos y mandos intermedios de compañías en LatAm y España.

Si dicen que un hábito se establece después de 21 días, a los españoles les ha dado tiempo a hacerse al confinamiento y a desarrollar rutinas que mejoren su productividad y el tiempo de calidad en casa. El momento ha impuesto el teletrabajo y obligado a adaptarse a las compañías, sacando a la luz su inconsistente cultura empresarial, procesos y comunicación interna. Si bien muchas de ellas no habían completado su transformación digital, sus plantillas les han sorprendido con una ágil adaptación a los cambios.

Según el estudio, el 53% de los encuestados considera que estaba preparado para esta nueva realidad más virtual. Aprueban los sectores de energía, el financiero y el tecnológico. Por tamaño, son las grandes empresas las que parecen haber incorporado mejor los cambios; un 52% frente al 38% de las medianas. Son éstas, sin embargo, las que más autocrítica hacen; un 80% de las compañías medianas asume que tiene que tomar nota y efectuar cambios.

Las personas en el centro

Eva Snijders, socia de Genetikomm, comenta que “el mundo, queramos o no, ha cambiado a raíz de la pandemia y la mayoría de las empresas no están preparadas para operar en esta realidad”. Los autores ponen el foco en las personas. “Una de las principales conclusiones del estudio es que los individuos han mostrado ser mucho más flexibles y creativos ante el cambio de contexto que las estructuras empresariales. Pensábamos que el futuro estaba en los aspectos duros de la transformación digital y descubrimos que otra vez más, el secreto estaba en la cultura”.

Una afirmación que confirma la encuesta: un 66% de los trabajadores, que también son clientes, consumidores y usuarios, considera que replanteará aspectos de su vida. Por eso, según Diego Andiarena, Director de Capital Humano de PCG Latam, “toca repensar las empresas desde el punto de vista de las personas cuyas vidas han cambiado y no, únicamente, desde esquemas de políticas o protocolos”.

Confianza en los equipos

Preguntados de forma abierta, una gran mayoría de directivos menciona que sus equipos le han sorprendido positivamente y que ha ganado confianza en ellos, principalmente por su motivación, capacidad de respuesta y flexibilidad. Un 78% de los empleados considera que después de la pandemia cambiarán sus rutinas de trabajo. El sector Energía incluso se lo replantea en un 100%; seguido de Industria, logística y transporte, con un 90% y el Financiero, con un 82%.

Teletrabajo

Una de las tendencias que cambiará, sin duda, será la del trabajo en línea. Según los resultados obtenidos, solo el 41% de las empresas tenía esta cultura implementada. También deberán cambiar, entre otros, la gestión de los procesos internos (un 45%); la comunicación interna (un 41%) y la tecnología (un 38%). También cuestionan la productividad y la eficiencia e invitan a replantear los viajes de trabajo. Se reclama, asimismo, implantar un sistema de trabajo por proyectos y objetivos; así como mayores niveles de autonomía y responsabilidad individual.

Otro dato interesante es la fidelidad del talento. Preguntados si recomendarían a un amigo o familiar trabajar en la compañía de la que forman parte, un 40% participantes del estudio confiesan que no recomendarían trabajar en su mediana empresa. En el caso de las compañías grandes y pequeñas ocurre lo contrario; más de la mitad de los trabajadores, en ambos casos, recomienda a su empleador; de hecho, las pequeñas salen bien paradas cuando se pregunta si han sabido adaptarse a los cambios. No hay sorpresas en el dato de que la tecnología y las comunicaciones son los que mejor han hecho este proceso.

Lectura de los expertos

A las compañías les falta flexibilidad y capacidad de previsión, y les recomiendan que “se tomen en serio la transformación digital desde su dimensión cultural, retomen la estrategia a largo plazo y dediquen recursos a la innovación”.

Como importantes áreas de mejora destacan la comunicación interna, que debe ser más horizontal, involucrando activamente a la gente, y los procesos internos, que necesitan simplificación y adaptación al teletrabajo. Destacan que no basta con cambiar de herramientas, ya que hace falta “un cambio cultural” que exige modificar cómo trabajamos y nos relacionamos”.

Claudio Lara López, socio también de Genetikomm, insiste en que “no volveremos a ninguna normalidad; entramos en fase de post pandemia. Ahora hay que pensar, diseñar y estructurar el camino para transitar esta nueva etapa. Es el momento de escuchar a las personas que han convertido sus propias casas en sucursales de las empresas. Y de conectar su flexibilidad y creatividad con la fortaleza y capacidad organizativa de las compañías. He ahí el equilibrio a lograr”.

Para más información o entrevistas contactá con el equipo PCG Latam